626 847 040 / 92 7321364 info@mesonlatroya.es

Hoy os traemos una receta tradicional donde las haya y muy sencilla: patatas revolconas.

Las patatas revolconas, también conocidas como patatas meneás o machaconas, son un plato muy tradicional de las provincias de Ávila y Salamanca, así como de Extremadura. Aparte de las patatas, su otro ingrediente principal es el pimentón, así que nos viene estupenda la receta para estrenar las muestras de pimentón de la Vera que nos enviaron nuestros amigos de Pimentón Las Colmenillas.

Una receta de las más típicas de nuestra gastronomía y muy fácil de hacer, aunque no por ello deja de ser un plato muy sabroso y bien contundente.

Ingredientes (2-3 personas):

2 o 3 patatas medianas

1 hoja de laurel

1 cucharadita de pimentón de la Vera dulce Las Colmenillas

¼ cucharadita de pimentón de la Vera picante Las Colmenillas

2 dientes de ajo

Aceite de oliva virgen extra

Panceta, tocino entreverado o bacón

Preparación:

Ponemos al fuego una olla con abundante agua, sal y una hoja de laurel. Lavamos las patatas para quitarles la arena y las metemos en la olla cuando el agua empiece a hervir. Cocemos las patatas hasta que veamos que están blandas, dependiendo del tamaño de las patatas tardará entre 20 y 40 minutos. Intentad que las patatas sean del mismo tamaño para que tarden lo mismo en cocerse.

Mientras, iremos friendo la panceta o tocino entreverado (o bacón en su defecto) en una sartén. Las patatas revolconas suelen servirse con torreznos, que son tiras de tocino fritos incluyendo la piel, pero como en casa es más complicado hacerlos, los sustituiremos por tiras de panceta para facilitar la labor. Ponemos una sartén a fuego medio-bajo con una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y, cuando esté caliente, echamos los trozos de panceta. La idea es que se vayan haciendo poco a poco y se vayan dorando sin llegar a quemarse, queremos trozos bien crujientes y doraditos Una vez hechos, los sacamos de la sartén, dejando el aceite y la grasa que hayan soltado y los reservamos.

Cuando las patatas estén cocidas, las sacamos de la olla pero no tiramos el agua porque luego podremos usarla para aligerar la textura del puré. Les quitamos la piel y las machacamos con un tenedor hasta que consigamos un puré sin apenas trozos.

Cortamos los dientes de ajo en láminas finitas y los echamos en la sartén con el aceite sobrante de freir la panceta. Ponemos a fuego medio-bajo hasta que empiecen a dorarse los ajos, pero con cuidado de no quemarlos. Retiramos la sartén del fuego y echamos la cucharada de pimentón de la Vera dulce Las colmenillas, removiendo al instante para evitar que se nos queme con el aceite caliente. Si queréis darle un toque picante a las patatas revolconas, podéis echar un poco de pimentón de la Vera picante (1/4 cucharadita irá bien). Vertemos el contenido de la sartén sobre el puré de patatas y mezclamos todo para que se integren bien.

Las patatas revolconas son un puré con una textura más bien densa, pero si queréis aligerarla un poco podéis echarle un pelín de agua. Yo os recomendaría echar el agua primero en la sartén para que coja bien el sabor del pimentón y luego incorporarla al puré, así no desperdiciaremos nada de sabor.

Servimos las patatas revolconas en una cazuela de barro al estilo tradicional y ponemos por encima los torreznos caseros que hemos hecho.

¡Que las disfrutéis!